En este ciclo escolar 2019-2020 se inauguró el departamento de Psicopedagogía con el objetivo de brindar una mejor experiencia educativa a los alumnos a través de la oportuna identificación de dificultades de aprendizaje, situaciones emocionales, y en consecuencia, canalización y seguimiento.

Asimismo, tiene la encomienda de capacitar a los profesores y desarrollar las pautas de trabajo en las tres secciones del Colegio.

 

El área está a cargo de Leslie Ramos López, quien estudió Psicóloga Clínica en la Universidad Anáhuac y cuenta con la maestría en Neuropsicología y Educación por la Universidad Panamericana. Su formación es cognitivo-conductual y ha cursado diversos programas de Intervención de Crisis, así como en Rehabilitación Neuropsicológica.

Después de ser, por casi cinco años, la Psicóloga de Secundaria y de los grupos de 5º y 6º de Primaria,  a partir  de agosto lidera dicha área  laborando de la mano de la Psicóloga de Primaria y Preparatoria así como de la responsable de Inclusión.

Al respecto Leslie comentó, “el propósito es hacer conciencia de que somos un Colegio inclusivo, sabiendo que todos los chicos en algún momento de su recorrido escolar, pueden requerir apoyo emocional, académico o de aprendizaje. Hemos ido detectando las necesidades y trabajando en el seguimiento desde Primaria hasta Preparatoria”.

“Mi labor con apoyo de maestros, coordinadores,  especialistas externos y padres de familia es detectar las necesidades de los alumnos y marcar los ajustes curriculares, es decir,  la manera en como el alumno necesita aprender para acceder al conocimiento”.

Como Colegio humanista vemos a todos los niños y jóvenes como individuos, nos hace más sensibles y comprometidos a querer aprender más y compartirlo. El humanismo es la brújula para no olvidar que la persona que está enfrente no es un número, estás tocando vidas y contribuyendo o afectando a una persona que el día de mañana colaborará con esta sociedad”.

Sobre las necesidades generales que encuentra en cada sección enfatizó:

“En los primeros años de Primaria nos encontramos con niños inmaduros y es importante  saber qué conductas son apropiadas para la edad y cuáles son los focos de atención que tenemos que empezar a observar y notificar a casa si es que se requiere de un apoyo adicional. En Primaria alta se trabaja con problemas conductuales y con todos los casos de aprendizaje que en su momento no fueron identificados a tiempo”.

“En Secundaria vemos temas de adaptación propios de un adolescente, acompañamiento emocional y se continúa con situaciones de aprendizaje. Impactamos a través de una orientación basada en valores que requieren los adolescentes, recordemos que dejan de ser niños y empiezan a involucrarse en actividades de riesgo”. 

“En Preparatoria ya están inmersos en todos los factores de riesgo, nuestro trabajo es  hacerlos conscientes de que el cuidado de sí mismos es fundamental. Así como el  seguimiento académico”.   

“Para este gran reto es necesario del trabajo colaborativo con los papás, que vengan receptivos a las observaciones, que se comprometan con los acuerdos establecidos y que tengan confianza en nuestro equipo de especialistas,  personas que están muy preparadas para dar una opinión o incluso un acercamiento-diagnóstico a las demandas de los alumnos. Con esto ganamos tiempo en beneficio del alumno, sabiendo que en este ambiente humanista no se busca que sólo vengan a aprender sino a disfrutar, a hacer amigos, a adquirir muchas otras habilidades para la vida”.

Categorías: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *