Cuando mis hijos estuvieron pequeños fui una mamá muy aprehensiva, creía que sólo yo podía cuidarlos y que a mi lado no les pasaría nada. ¡Cuánto sufrí por ello y sin duda alguna también cuanto me padecieron mis hijos! Pero ahora la vida me está dando la maravillosa oportunidad de aprender a ser una abuela relajada, amorosa, divertida, cantadora, que disfruta a su pequeña nieta Montserrat.

Sé que no me pertenece, como nunca me pertenecieron mis hijos y que sólo puedo compartir momentos con ella, pero lo haré de la manera más entregada, feliz, sabiendo que sólo son momentos.

Cuando la miro me lleno de dicha, mueve sus manitas y sus brazos mostrándome su gran alegría al verme, me pide con su lenguaje corporal que la cargue y me encanta mostrarle el mundo…

Ella es muy observadora, pone mucha atención a todo lo que le digo, el sentimiento que experimento cuando la tengo en mis brazos es de mucha paz y procuro transmitírselo con todo mi ser. Deseo hacerla sentir muy amada, cuidada y que cuenta con una familia que siempre la apoyará.

Como abuela seré su incondicional, pero aplicaré con ella el amor inteligente, tendré que asumir que no es mi vida, pero que es una parte muy importante de ella, tengo que seguir con mi propia vida, con mi propio viaje, seguir cumpliendo con mi misión y en paralelo verla crecer, ser, aprender de la vida, cometer errores y ser feliz…

Cómo explicar lo que siento cuando la miro, cómo decirme a mí misma que aunque mi corazón está pletórico de amor por ella, no debo interferir en su proceso de ser persona, mi corazón canta cuando la miro, mis ojos se encienden cuando me regala su mirada y su sonrisa, cuando me acaricia con sus pequeñas manitas vibro de emoción y estoy reconociendo dentro de mi otras expresiones del amor, otras manifestaciones de la ternura, otras formas de vivir el amor, de dar y recibirlo…

Mi mayor ilusión es verla crecer y se está cumpliendo, han transcurrido ya 5 años desde su llegada a este mundo, se está transformando día a día en mujer, es un gusto descubrir poco a poco sus talentos, poner atención a sus dones, a los regalos que de acuerdo a su misión Dios le otorgó y ser una cómplice inteligente y una compañera que desde el respeto la dejo ser y estoy ahí, lista, para cuando necesita la “cobija” del amor que la abrace y la contenga…

Soy realista y sé que le llevo muchos años, probablemente la pueda acompañar durante sus primeros 30 años de vida. Yo iré envejeciendo y ella irá floreciendo, habrá grandes contrastes en nuestras vidas, pero el puente que día a día estamos hilvanando juntas siempre nos mantendrá conectadas.

Te amo mi adorada Montse, gracias por la dicha de poderme vivir como tu TATA, tu abuela.

Marichu

 

El Moderno Tepeyac tiene el honor de contar con la Lic. Ma. De Jesús (Marichu) González Restrepo, directora del Instituto para el Desarrollo de los Atributos Personales (IDAP), para impartir el curso “Asesorías Dinámicas para Padres” en Escuela para Padres.

Marichu tiene gran experiencia en temas de formación humana, complementada con una notable trayectoria en medios de comunicación: fue directora del programa Televisivo “Diálogos en Confianza de Canal Once”; participó con la sección “Platiquemos de nuestros hijos” en el 88.9 noticias de FM, en el noticiero de Julieta Lujambio; conductora del programa de radio “¡Cómo Sabes!”, patrocinado por el SNTE; y ganadora del Premio Periodismo TELETÓN en la categoría Radio como Conductora en Grupo Radiorama en diciembre de 2009; entre otros.

Síguela en: f/ nuestroidap
Categorías: Compartiendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *